Jetzt bestellen
Leben ist was wir daraus machen – über mich, die Autorin Inci Auth

tx_dennis_mamaGeboren wurde ich 1969 in Hessen. Mein großer Kinderwunsch erfüllte sich, als im Jahr 1999 mein Sohn Dennis auf die Welt kam. Als Mutter hatte ich zunächst den großen Schock zu bewältigen, ein lebensbedrohlich krankes Kind geboren zu haben.

Doch kaum hatte ich die Herzerkrankung meines Kindes angenommen, erfuhr ich die ganze Wahrheit: mein Kind würde nie gesund werden. Dennis’ komplexer, angeborener Herzfehler stellte die scheinbar heile Welt unserer Familie in Frage, lehrte mich Gottvertrauen und, dass Leben das ist, was wir daraus machen.

weiterlesen

 

 

 

¿Qué es la Patrulla de Oración?

¡Ora, agradece, pide, recibe!

 

„Nuestro Dios es un Dios poderoso, reina desde el cielo con sabiduría, amor y poder, ¡nuestro Dios es un Dios poderoso!“

Cuando este texto de adoración tocó nuestros corazones por primera vez hace tres años, no teníamos ni idea de adónde nos llevaría.

Durante mucho tiempo, estuvimos completamente cerrados a lo que necesitábamos escuchar sobre Dios. Cualquier cosa que sonara a religión, la desechábamos inmediatamente con un „sí, creemos en algo, pero lo de Dios no es lo nuestro“. Nuestros corazones no eran receptivos a la obra de Dios en nosotros. Simplemente no estábamos preparados.

Esto cambió cuando mi hijo Dennis llegó a mi vida (y más tarde Markus, mi alma gemela). Debido a las muchas experiencias dolorosas y dramáticas, pero también MARAVILLOSAS con Dennis, Dios llegó a nuestros corazones endurecidos e hizo que de repente nos interesáramos por su Palabra, y por lo que tenía que decirnos. Experimentamos el amor ilimitado e incondicional que Dios tiene para nosotros y decidimos ser sus hijos amados, ¡y lo somos! ¡Nacidos de nuevo por la gracia de Dios y a través su Espíritu (Juan 1,13 y Juan 3,6)! Desde entonces nuestro corazón se extiende hacia nuestro Padre celestial y deseamos conocerlo más y más, mirando a Jesús con los ojos de nuestro corazón, porque Él es el Rey de nuestros corazones y lo alabamos con todo nuestro ser.

Desde ese momento reconocemos el gran regalo que es poder caminar de la mano de nuestro Señor y empezar de nuevo con Él cada mañana. Esto cambió la vida de ambos y hace que todo sea nuevo.

„Si alguno está en Cristo, es una nueva creación. Lo viejo ha pasado; ha llegado ya lo nuevo“. (2 Corintios 5:17)

Desde entonces vivimos en esta relación tan personal con nuestro Dios Trino. Oramos por la mañana „Señor, muéstranos dónde quieres utilizarnos hoy“ y a lo largo del día hasta la noche podemos acudir a él llenos de gratitud, pero también con nuestras imperfecciones.

No necesitar una iglesia o institución para esto, sino poder vivirlo en cualquier momento, independiente del lugar, en comunidad y en relación viva con Dios a través del Espíritu Santo, dondequiera que 2 o 3 estén juntos en Su nombre (Mateo 18:20) – esto es lo que nos deja completamente boquiabiertos.

Somos importantes para Dios, en cada momento del día. Él siempre está a sólo una oración de distancia de nosotros. En cualquier momento podemos acudir a él como sus hijos, con todo lo que nos hace felices, tristes, conmovidos. Esta relación tan personal con Dios es un gran privilegio. Poder llamar al Dios Todopoderoso, „Abba Padre“, es decir, Papá, y poder pedirle consejo en cualquier momento, por ejempo preguntarle por el camino correcto para nosotros, incluyendo la maravillosa posibilidad de poder conversar con El sobre cualquier cosa, esto es el centro de nuestra vida.

Sin embargo, no queremos que nuestra oración sea sólo sobre nosotros mismos, sino que ponemos a Dios en el centro y prestamos atención a nuestro prójimo con sus necesidades.

Queremos transmitir a los demás el gran amor de Dios, que nosotros mismos experimentamos de nuevo cada día. Y es precisamente por eso que ofrecemos oración en varios lugares. Puedes hacer uso de nuestra oferta sea mientras hacemos la compra con nuestro hijo Dennis, que tiene múltiples discapacidades, sea delante de la residencia „Lebenshilfe“ donde el vive, sea en un aparcamiento para excursionistas o cuando estamos de vacaciones – dondequiera que estemos con nuestro PRAYER PATROL (traducido PATRULLA DE ORACIÓN).

Orar, agradecer, pedir, recibir ¡es un lema importante para nuestra vida cotidiana!

Nos gustaría compartir este precioso privilegio con TIGO: indíquenos tu petición a través del botón de contacto (puede ser anónimo) y oraremos por ti.

No necesitas saber nada sobre cómo funciona la oración, porque ¡nosotros oramos por ti!

„El Señor está cerca de los que lo invocan, de quienes lo invocan en verdad“. (Salmo 145:18)

Que Dios os bendiga a todos – Inci & Markus Auth

 

 

 

¿Por qué orar?

¿Por qué ofrecemos oración?

 

Queremos transmitir a los demás algo del gran amor de Dios, que nosotros mismos experimentamos de nuevo cada día. Y es precisamente por eso que ofrecemos oración en varios lugares. Ya sea mientras hacemos la compra con nuestro hijo, que tiene múltiples discapacidades, directamente delante de la casa „Lebenshilfe“ donde vive Dennis, ya sea en un aparcamiento para excursionistas o en vacaciones – dondequiera que estemos con nuestra PATRULLA DE ORACIÓN, puedes hacer uso de nuestra oferta. Cuéntanos tu petición a través del botón de contacto (también anónimo) y oraremos por ti. No necesitas saber nada sobre cómo funciona la oración, porque nosotros oramos por ti.

¿Qué significa la oración para nosotros personalmente?

„Ser cristiano sin orar es tan imposible como vivir sin respirar“. (Martin Luther King Jr.)

La oración para nosotros es simplemente una conversación con nuestro Padre Celestial. Nos da la oportunidad de depositar la carga de nuestro corazón, de contarle cosas hermosas, pero también de entregar nuestras preocupaciones y recibir respuestas a nuestras preguntas. Se trata de uno de los mayores privilegios concedidos a la humanidad. En la oración, dejamos de lado nuestro orgullo y confesamos nuestra dependencia de la provisión y del cuidado de Dios. Es un „lugar“ donde llegamos a comprender mejor su amor por nosotros, a crecer en la intimidad y a entender sus planes. Es una oportunidad para entregarnos, para creer y para vivir la esperanza. Muchas veces entendemos la oración como un proceso muy específico que sólo es posible cuando estamos solos, excluyendo al resto del mundo. Pero, ¿no es ya un pensamiento dirigido a Dios una oración silenciosa?

La oración para nosotros significa simplemente comunicar con Dios. Dios no hizo que la oración fuera complicada. Para orar no tenemos que aprender palabras complicadas ni adoptar una postura determinada. Podemos orar mientras conducimos, caminamos, hacemos las tareas domésticas u otras cosas. Podemos alabar a Dios en la oración y adorarle por lo bueno que ha hecho por nosotros y por lo que es. También podemos cantar una canción o simplemente decirle lo mucho que le queremos y lo felices que somos. Podemos tener un tiempo de oración de dos horas o simplemente sentir la conciencia de su presencia a lo largo del día. Es nuestro tiempo personal con Dios y lo importante, en nuestra opinión, es que nuestra oración salga del corazón y que seamos honestos con nuestro Padre Celestial – Él lo sabe todo de todos modos. Tampoco existe una ley para la frecuencia. Es cierto que Dios desea que la oración forme parte de nuestra vida cotidiana. Pero la oración, es decir, nuestra conversación personal con Dios, debería ser sobre todo una alegría y una ayuda para nosotros, y hemos experimentado de primera mano lo bueno que es estar en contacto con Dios más a menudo durante el día.

Tenemos un Padre amoroso que está muy feliz de bendecirnos como sus hijos con preciosos regalos. Pero no es que la oración sea una forma de obligar a Dios a conceder nuestros deseos egoístas. Dios también puede responder „no“ a la oración o decidir que es demasiado pronto para darnos lo que hemos pedido. La oración, al fin y al cabo, es también un momento de entrega en el que le damos nuestras ideas, pensamientos e intenciones para aceptar las suyas. Pero si nuestra oración es respondida o no, lo importante para nosotros es que Dios está siempre a nuestro lado, escuchándonos, en todo momento.

¿Por qué oramos por desconocidos?

Orar por amigos o nuestros seres queridos suele salir de nuestro corazón egoísta, porque queremos que estén bien. Orar por desconocidos es diferente. Nuestras oraciones por extraños no tiene ningún motivo personal, simplemente ocurre de un alma a otra.

„Nuestra oración no debe ser sólo egocéntrica. Debe ascender, no sólo porque sentimos nuestra propia necesidad como una carga que hay que depositar en Dios, sino también porque estamos tan ligados a nuestro amor por el prójimo que sentimos sus necesidades profundamente como propias. Interceder por las personas es el modo más eficaz y práctico de expresar nuestro amor por ellas“. (Juan Calvino)

Sin embargo, en nuestra opinión, no hay personas correctas o equivocadas por las que oramos. Ya sean amigos, familiares o desconocidos, todos necesitamos oración. Nuestro viejo, hermoso, cansado y desgastado mundo está lleno de almas que anhelan oración. Creemos que las oraciones de nosotros los humanos en este mundo tan grande también pueden marcar una diferencia en el mundo espiritual. Aunque a menudo un solo individuo no puede proporcionar la solución total de oración y ayuda. Tal vez las circunstancias personales de nuestra propia vida no permitan una ayuda suficiente. Pero si varias personas se pasarán el relevo en oración y en acción, todavía hay esperanza de que muchas situaciones y circunstancias mejoren. Hay que permanecer en oración con y por los demás. Cada uno en su momento y cada uno con sus propios dones. Y a veces una oración apasionada de tres minutos es mejor que pasarse toda la vida en oraciones tibias.

 

 

 

¿Qué tiene que ver Jesús contigo hoy?

Has leído mucho sobre el amor de Jesús en nuestra página web. Jesús ha dado un giro completo a nuestra vida personal y para mejor. Y también para tu vida quiere todo lo mejor.

La oferta de Jesús para ti es:

-Jesús quiere liberarte de todo quebrantamiento y restaurarte.

-Jesús te ofrece abrir el puente hacia Dios nuestro Creador.

-Jesús quiere estar siempre a tu lado, el está cerca de ti siempre cuando se lo pides.

-Jesús quiere una relación viva contigo y siempre puedes contarle todos tus problemas.

 

Si quieres aceptar su oferta y experimentar la presencia de Dios en tu vida, haz esta oración:

Jesús,entiendo que te necesito. He estado viviendo sin ti, perdóname. Gracias porque moriste en la cruz por mis pecados y así abrir el camino hacia Dios. Te abro la puerta de mi vida y te recibo com mi Señor y Salvador. Amén.

 

Para crecer en la fe es importante que practiques lo siguiente:

  1. Conversa con Dios en oración diariamente.
  2. Lee la Biblia diariamente para conocer mejor a Jesucristo. Inicia con el Evangelio de Juan.
  3. Congrégate en una iglesia cercana para estar en contacto con otros cristianos, para poder hacer preguntas y crecer juntos en la fe.

 

 

 

¡Oramos por ti!

TÚ eres importante para Dios – oramos por ti

Todos somos importantes para Dios, en todo momento. El sólo está a una oración de distancia de nosotros. En cualquier momento podemos acudir a ÉL como sus hijos amados con lo que nos conmueve, nos hace feliz o bien triste.

„El Señor está cerca de quienes lo invocan, de quienes lo invocan en verdad.“ (Salmo 145:18)

 

Hemos experimentado esto muchas veces y queremos compartir este precioso privilegio de la oración con TIGO: dínos tu petición a través del botón de contacto (puede ser anónimo) y oraremos por tí.